You are hereMontar un negocio en Noruega

Montar un negocio en Noruega


Si estais pensando en ir a vivir a Noruega a montar tu propio negocio o empresa, deberás tener en cuenta algunas recomendaciones sobre la legislación y las normas en vigor.

Cabe destacar que no hay demasiados países que puedan superar a Noruega en relación a la calidad de vida y a la economía. Es el tercer mayor exportador de petróleo, tras Arabia Saudita y Rusia. Además, se trata de una democracia estable, próspera y con una gran habilidad para equilibrar el libre mercado con el capitalismo y el bienestar social.

El clima para armar y mantener un negocio no puede ser más óptimo, ya que, por ejemplo, tienen una tasa plana de impuestos sobre sociedades del 28%. Por su parte, es muy sencillo constituir una empresa o un emprendimiento allí, pero hay que cumplir con todos los requisitos y las formalidades establecidas.

En Noruega hay tres tipos de empresas y son las siguientes:

-Sociedad de responsabilidad limitada (AS): es el formato más habitual y popular para las pequeñas y medianas empresas. El capital social mínimo que se exige es de 100 mil coronas (alrededor de 12 mil euros), totalmente desembolsadas. Además, es necesario un socio por lo menos y un consejo de administración. Si el administrador y/o accionista no es ciudadano de la Unión Europea, el 50% de los miembros del consejo tienen que ser residentes de Noruega. El socio o administrador residente puede ser nombrado para cumplir con esta norma.

-Sociedad anónima (ASA): es el formato estándar para las grandes empresas. El capital social mínimo requerido es de 1 millón de coronas noruegas (alrededor de 120 mil euros), íntegramente desembolsadas. Por lo menos tiene que tener un accionista y un consejo de administración. El accionista/administrador puede o no ser ciudadano de la UE, en el caso que no, la mitad de sus miembros deben ser residentes en el país. Un accionista o administrador residente puede ser nombrado para cumplir con ello.

-Sucursal de empresa extranjera: puede establecerse una sede de una empresa en Noruega, pero para ello, debe estar registrada en su país de origen. Las empresas que residen fuera del territorio de la Unión Europea deben tener un permiso del Ministerio de Industria y la sucursal debe inscribirse en el Registro Mercantil.

Es importante saber que las entidades financieras de Noruega están dentro de un sector muy avanzado y adaptado a las necesidades que tienen los inversionistas que buscan abrir un negocio o una empresa en este país. La apertura de una cuenta en un banco local puede ser un tanto burocrática, por lo que se recomienda consultar cuáles son las documentaciones y requisitos para tal fin.

En relación a la contratación de empleados en Noruega, puede ser un poco difícil en relación a otros países del continente o del mundo, ya que tienen un nivel muy bajo de desempleo y además altos costos laborales. Hay una gran escasez en los empleos de los sectores de la construcción, por ejemplo.

Hay agencias de empleo de todo el país y vale la pena saber que hay restricciones para contratar personal extranjero que desea trabajar en Noruega. Deben conseguir un permiso de trabajo y en algunos sectores no calificados o semi calificados puede tardar un tiempo en adquirirlo.

Por último, las empresas que invierten en la parte Norte del país suelen pagar menos impuestos sobre sus empleados, en la isla de Spitzberger son mínimas y hay un fondo estatal que ofrece subvenciones a la inversión donde hay poco nivel de empleo. En sectores clave como el petróleo hay deducciones fiscales autorizadas para gastos de investigación.